Con seis metros de diámetro, nuestro horno de mampostería construido en 1911, uno de los más antiguos de Buenos Aires, cuenta con la excepcional virtud de ser calentado exclusivamente a leña, permitiendo una cocción a temperatura decreciente (de 260 a 200º C) más suave que la provista por cualquier otro combustible.